Luigi Giglio, Gerente general del Antay & Casino Antay: Atacama tiene gran potencial minero, agrícola, solar y como gran destino turístico

Convencido de que Atacama tiene grandes potenciales económicos no sólo en el sector minero, sino también agrícola, de energía no convencional y, particularmente turístico, donde a su juicio hay un mundo por conocer, recorrer y explotar, nos enfatiza en entrevista con Revista Minera Crisol, Luigi Giglio Riveros, Gerente General de Antay Casino y Hotel.
Giglio es hotelero de profesión, por lo tanto es un hombre entendido en la materia y de palabra respetada. Nos atendió en su gabinete de trabajo para conversar de ésto y otros temas relacionados con la proyecciones económicas de Atacama.
Recuerda que siendo muy joven, inició su carrera profesional en la compañía Panamericana Hoteles, donde permaneció en esa gran cadena hotelera durante 18 años, tiempo que le permitió conocer muy bien las exigencias del sector, al estar liderando establecimientos como el Hotel Miramar de Viña del Mar, el Hotel Antofagasta, el Hotel Hangaroa en Isla de Pascua, Hotel Providencia en Santiago y el Hotel Arica, en la puerta norte de Chile. Desde hace nueve año y a raíz de su larga trayectoria y experiencia, ingresó como Gerente General a la Compañía Egasa, propietaria de Antay Casino y Hotel.

Señor Giglio ¿cómo resumiría usted el inicio de las operaciones de Casino y Hotel Antay en Copiapó?
“Ha sido una experiencia maravillosa. Siento que hemos realizado un trabajo desde cero, iniciando operaciones con un equipo sin experiencia, siendo nuestro mayor desafío el poder instaurar nuestra cultura organizacional de Egasa, ahora Luckia Gamming Group, el que se centra preferentemente en las personas. Para que Luckia tenga éxito, necesitamos que las personas que son parte de esta casa, puedan igualmente alcanzarlo. Me siento orgulloso de ver como hemos crecido y madurado, porque tenemos un gran equipo de personas que se destacan por sus valores, muy en línea de lo que es Luckia”.

¿Háblenos un poco de la capacidad hotelera y de los servicios que ofrecen al residente?
“Nosotros tenemos una oferta integral, desde la hotelería al juego. Nuestra ventaja competitiva es justamente esa, que en un solo lugar ofrecemos una amplia variedad de entretención para todo el grupo familiar”.

¿Podríamos decir que Antay es el centro hotelero y de diversión de la vida diaria de los atacameños y visitantes?
“ Así lo creemos. Sólo en el casino, nos visitan mensualmente más de 20 mil personas. Tenemos más de 30 mil seguidores en redes sociales y, por ejemplo, en el último mes tuvimos más de 70 mil interacciones con nuestras publicaciones las que siguen en aumento, lo que es un muy buen indicador. Este incremento en visitas y seguidores se produce principalmente por la reinauguración que tuvimos el 2015, donde invertimos más de 3 millones de dólares en una remodelación que dejó al Casino en un nivel de los principales casinos de Latinoamérica, por lo que no tenemos nada que envidiar. La calidad que hemos logrado en la performance de juego y así en general en el servicio de hostelería, nos hace sentirnos orgullosos del trabajo realizado, ya que lo hemos hecho apostando en la gente de Atacama. El 80 por ciento de nuestros colaboradores son de la región. También vemos con orgullo que muchos de los colaboradores que han pasado por nuestra escuela están trabajando hoy en diversos establecimientos en Copiapó, elevando el nivel de la calidad de servicio en comparación a la que hace algunos años ofrecía la ciudad”.

La mayoría de los importantes eventos mineros se hacen en Antay ¿cómo califica esa consolidación con este importante sector de la producción?
“La preferencia de nuestros clientes la hemos ganado a través del tiempo. Hay que ser sinceros, no siempre nos fue bien”

¿Cuál fue la razón?
“Esto fue por la gran rotación de los colaboradores, pero fue el precio inicial de la puesta en marcha y la fuerte oferta laboral que en su momento ofreció la minería. No lográbamos desde los inicios instaurar nuestra filosofía y se nos hacía cuesta arriba el día a día, pero la convicción de creer en lo que hacemos y lo más importante en el cómo lo hacemos, hizo que en algún momento esto comenzara a cambiar. En la medida que fuimos consolidando a los equipos fue mejorando el servicio y por ende la preferencia de nuestros clientes a quienes agradecemos”

¿Qué ha significado ser empresa socia estratégica de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama?
“Nos sentimos orgullosos de ser parte activa de la CORPROA, porque nos sentimos, como usted bien señala, socio ‘estratégico’. Sus actividades las realizan en nuestra casa y eso nos da una gran responsabilidad porque en cada actividad damos lo máximo, puesto que es una de las grandes oportunidades para que vengan acá autoridades, altos ejecutivos tanto a nivel regional como nacional y todos relacionados con la Corporación, la que está dedicada a que el empresariado del país nos visite y por ende conozca y sepan de nuestras potencialidades y oportunidades de negocios que permitan activar el desarrollo económico y social de Atacama. Nosotros, desde los inicios somos socios de CORPROA”.

A propósito de desarrollo económico y social ¿de qué manera la paralización de importantes proyectos mineros y eléctricos en la zona les ha afectado? ¿lo sienten así?
“Claro que sí. Todo lo que pase en el entorno nos afecta. Desde la bajada de la Termoeléctrica Castilla, pasando por la implementación de la Ley del Tabaco y la ralentización de la economía, especialmente la local, donde hemos tenido una baja considerable en los ingresos. La caída desde el año 2012 al 2015 fue de 70% del Ebitda, lo cual hemos ido revirtiendo en estos dos últimos años, luego de la reinauguración y la nueva estrategia de Mktg que iniciamos después de los aluviones. Hoy estamos a 40% del Ebitda de ese año histórico para Antay”.

EL POTENCIAL TURÍSTICO

¿Pero existe una atractiva área, como la turística, cómo se proyectan con ella en el tiempo?
“El Turismo en Atacama nos ilusiona. Desde mi experiencia soy un convencido de que esta región tiene una tremendo potencial. Se que está todo por hacer pero vamos en el buen camino. Nosotros hemos aportado en primera instancia con ser socios fundadores de la Asociación de Turismo de Atacama, entidad donde participamos activamente. Tengo en lo personal, la responsabilidad de la Vice Presidencia de esa Asociación Gremial. Además, hemos conformado un Tour Operador: ‘Alaya’, el cual ya está teniendo los primeros frutos. Durante el año pasado y lo que llevamos de éste, hemos participado en varias actividades de comercialización, mostrando los potenciales atractivos y productos que tenemos, pero nos estamos especializando en el Turismo Minero, porque soy de los que creen que debemos hacer turismo primeramente desde lo que somos, una Región Minera, con un patrimonio histórico maravilloso, que hace de Atacama un nuevo destino por descubrir, y que ofrece algo diferenciador para la experiencia de un turista”. Sobre el Turismo Minero, resalto el gran paso que hemos dado como asociación Gremial con el apoyo de la CORPROA, en haber firmado un protocolo de constitución de la mesa de Turismo Minero, donde en conjunto con los principales actores de la minería regional, avanzaremos en poner en valor el patrimonio cultural minero para ser explotado por el turismo, pero también para generar valor cultural para los propios Atacameños.

No estima que probablemente falta más promoción a las bondades naturales de la región hacia el resto del país y del extranjero?
“Paso a Paso. Primero debemos consolidar los productos y rutas turísticas que estamos desarrollando. Hay muy buenos emprendimientos de empresarios locales, quienes han desarrollado productos turísticos que pueden competir perfectamente con otros destinos, pero necesitamos mejorar en temas tales como Carretera o la red vial para lograr importantes y necesarias conexiones. Tenemos un potencial enorme del mercado argentino que quiere venir a nuestras costas y valles; sin embargo los pasos fronterizos requieren urgente pavimentación; en cuanto a la oferta por alojamiento, vemos con mucha preocupación cómo la oferta informal provoca un tremendo daño en la confianza de los turistas que se ven tentados con tomar esas opciones, engañados con falsas publicaciones. Debería haber más regulación y control. Referente al Aseo y Ornato, nuestras ciudades deben verse ‘lindas’, pero lamentablemente no hay conciencia y se aprecia suciedad y basura por las calles. Sobre este mismo tema, la suciedad en nuestras maravillosas playas sorprende porque no hay cultura pero tampoco veo que se realicen fuertes campañas para prevenir esto; además se necesita de más control y la aplicación de fuertes multas a quienes sean sorprendidos lanzando desperdicios y escombros en cualquier sector”.

¿ Cómo trabajan para cautivar ese público más allá de nuestras fronteras regionales?
“En nuestro caso, Alaya Tour Operador, ha participado recientemente en la IV Macro Rueda de Turismo de la Alianza del Pacífico, el que se realizó en Valparaíso, donde pudimos hacer excelente contactos especialmente con el mercado oriental. Hay mucho interés por comercializar esta región y debemos aprovechar el momento. También hemos participado en algunas ferias nacionales y este año tenemos pensado participar en a lo menos un par ded eventos internacionales, tales como la Fitur en España y la Abav en Brasil. Es pieza clave que para la comercialización del destino Atacama, usemos la cadena formal, o sea a través de los Tour Operadores Mayoristas, quienes deben ser nuestros partners, de lo contrario será muy difícil que podamos llegar a mercados de larga distancia, ellos son los que pueden traer flujo de turistas de calidad, que aportan importantes divisas a la región, aportan valor, porque ellos son quienes tienen el poder de consumo de todo lo que requiere el turist: alojamiento, Alimentación, transporte, diversión y tours entre otros”, concluye Luigi Giglio.

Fuente: Revista Crisol

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Corporación para el desarrollo de la región de atacama 2014

Diseñado y desarrollo por Rodrigo Miranda