Mes de la Minería y el futuro de Chile

Como cada mes de agosto, las chilenas y los chilenos celebremos el Mes de la Minería. En Atacama, cuna de nuestra nación, tenemos una especial sensibilidad y orgullo histórico para festejar esta actividad, vayan entonces nuestros más sinceros y afectuosos saludos a todas las personas que día a día trabajan en esta noble industria pilar en el desarrollo de la región y el país.

Coincidencia o no, se informó que esta semana la Comisión de Minería del Senado votará el proyecto de Royalty Minero. Lo que se decida en el Congreso impactará el desarrollo de la minería y, como consecuencia, de nuestra región.

Atacama se debe a la minería desde tiempos prehispánicos, ya sea en cobre, oro, plata, hierro y minerales no metálicos. La minería está en nuestro ADN. Hoy, en torno al 50% de la fuerza laboral participa directa o indirectamente en la minería, la que explica -además- buena parte del PIB y de las exportaciones. La industria sigue trabajando para ser más sustentable, respetando el medio ambiente y su entorno, por ejemplo, la incorporación de la desalinización de agua de mar para los procesos productivos y con el auge de las energías renovables.

Sin duda aún queda camino por avanzar y debemos, todos los que formamos parte de este ecosistema (organismos públicos, la academia y la industria), trabajar por una minería de clase mundial que sea sustentable, inclusiva y competitiva.

Es nuestra minería la que será clave para enfrentar el cambio climático global. Chile producimos cerca de un 30% del cobre mundial y el metal rojo está presente en autos eléctricos, que necesitan cuatro veces más cobre que los automóviles convencionales. Seamos claros, lo que pase en nuestra minería, será fundamental para el bienestar del planeta.

La moción aprobada por la Cámara de Diputados contempla la aplicación de un royalty ad valorem de un 3% a las ventas de cobre y otros minerales. Las tasas se incrementan en la medida que los precios de los commodities aumentan, pudiendo llegar un 82% de carga tributaria en total.

En este caso, dada la heterogeneidad de las minas, varias operaciones quedarían fuera de margen, en especial la mediana minería, segmento en del Atacama es el principal distrito en Chile.

A veces, estos argumentos se confunden como una defensa a la empresa, pero no es ese el foco en realidad, sino que es una defensa a la industria, a los encadenamientos productivos y a toda la amplia red de proveedores que acompañan y que se retroalimentan con la minería.

Como Corporación para el Desarrollo por la Región de Atacama (CORPROA), creemos que el desarrollo regional debe basarse en la aplicación de una tributación razonable, que sea capaz de equilibrar la recaudación para el fisco con el atractivo de la inversión y la mantención de la competitividad.

Es agosto, festejemos nuestra minería. La mejor manera de hacerlo es pensar en el futuro, en los proyectos que debemos fortalecer y en la fuente de trabajos que significarán. Esperamos que los legisladores piensen en un modelo que beneficie a todos y que no olviden a nuestras regiones.

Daniel Llorente Viñales
Presidente de CORPROA

Leave A Comment